5 tips para implantar un plan de Social Selling en tu empresa

Cuando hablamos de trabajo comercial, lo primero que se nos viene a la mente es al profesional que visita de forma presencial las empresas o al que pega de puerta en puerta ofreciendo sus servicios. Pero en muy pocos años, nuestro mundo ha cambiado y la digitalización ha llegado a las empresas tradicionales. Gracias en parte a esta cuarta revolución industrial (robótica, inteligencia artificial, etc.) nos encontramos con las llamadas empresas 5.0.

Las empresas no solo apuestan ya por el factor humano, sino que también lo hacen por la tecnología, buscando la agilidad y la colaboración entre estos dos factores. La continua reinvención es ahora necesaria, invirtiendo en formación y en la gestión del talento de las personas que son el verdadero motor de las compañías.

 

¿Qué es una estrategia de Social Selling?

Si estás en LinkedIn o usas alguna página de empresa, ya sea en Facebook o Instagram, de alguna manera ya te estás iniciando en esta estrategia. El Social Selling no es otra cosa que utilizar las redes sociales para encontrar a tus clientes, conocerlos y conectar con ellos con el fin de generar oportunidades de negocio.

No estamos hablando de ventas directas, sino de crear una relación con nuestro público objetivo que es en definitiva lo que hacen los buenos profesionales de la venta, pero cambiando los canales tradicionales por las redes sociales. Se trata de conocerlos, atraerlos y conversar con ellos, iniciando un proceso de confianza entre nuestra marca y el consumidor. Siempre recordando que el objetivo no es vender, sino que nos compren, gracias a la coordinación de estrategias de comunicación, branding y por supuesto, marketing de contenidos.

 

¿Cómo aplico el Social Selling a mi negocio?

Ahora que conocemos de qué trata esta nueva estrategia, os vamos a dar los cinco pasos que debemos seguir para un realizar un social selling eficaz:

  1. Define y conoce a tu público objetivo

Lo primero que debemos hacer es definir a nuestro público objetivo y empezar a conocerle bien. Analizar sus gustos, preferencias y necesidades es algo básico para poder aplicar cualquier estrategia de marketing, pues, de esta manera, será mucho más eficaz y podremos orientarnos mejor hacia los objetivos que hemos marcado.

  1. Haz que tus clientes te conozcan

El siguiente paso es darnos a conocer ante nuestros clientes. No de manera estrictamente comercial, sino realizando acercamientos a ellos o presentaciones sobre la actividad que nuestra empresa realiza a través de blogs o posts en las redes sociales. No es cuestión de ir cliente a cliente presentándonos, sino más bien hacer que cuando vean nuestro nombre sepan quienes somos o qué es lo que hacemos.

  1. Establecer vínculos y generar confianza

Una vez nos hemos dado a conocer, debemos ganarnos la confianza generando un vínculo con nuestros clientes. Una de las formas más eficaces es la de resultar útil para ellos y dar respuesta a sus necesidades de una manera generosa y relevante, por ejemplo, compartiendo contenido de calidad.

  1. Posicionarnos como referentes en el sector

Ofrecer contenido de calidad diferenciándonos de la competencia a través de nuestras redes hará que nuestros potenciales clientes empiecen a reconocernos como expertos en nuestro ámbito, así como que empiecen a valorarnos a nosotros y a nuestro negocio.

También estaremos estableciendo un vínculo emocional con ellos, pues sentirán que estamos resolviendo alguna de sus necesidades, interrogantes o inquietudes, de una manera gratuita, lo cual nunca está de más.

  1. El paso de potenciales clientes a clientes

Progresivamente la relación con ellos se irá estrechando, aumentando su confianza de tal manera que en un momento dado el paso de “potencial cliente” a “cliente” se producirá de manera natural.

 

Diferencias entre el marketing de contenidos y el Social Selling

Un error bastante común es el de no saber diferenciar entre marketing de contenidos y Social Selling. Aunque ambos se complementan, es esencial saber diferenciarlos para no fallar en nuestra estrategia.

El marketing genera la propuesta de valor de tu marca, mide y optimiza las interacciones con el público objetivo, mientras que el departamento comercial es el que se encarga de la prospección comercial y de que se produzca la venta en última instancia.

Con el Social Selling, aprovechamos la creación de contenidos para que los nuevos contactos den credibilidad a nuestra marca, mejorando la percepción o conocimiento que puedan tener de la misma. Por ello, estas dos estrategias deben de ir siempre de la mano, sin perder de vista que hablamos de un proceso de venta largo pero duradero ya que se fundamenta en las relaciones creadas con los clientes.

Si tu empresa aún no dispone de una estrategia de marketing de contenidos y os estáis iniciando en el Social Selling, ahora es el momento adecuado para comenzar a crear y fortalecer la confianza con tu buyer persona, para no solo generar ventas sino también y sobre todo generar una relación a largo plazo tanto con tus clientes actuales como con los potenciales.

En Pinsapo Publicidad estudiamos tus objetivos y necesidades para crear de forma conjunta una estrategia de contenidos personalizada y única como tu empresa.

¿Pinsapeamos?

Comparte tus ideas